Muchas veces, como padres o profesores, nos exprimimos la mente para proponer algo novedoso a los más pequeños, que les resulte sorprendente cuando en realidad la mayor complejidad de las actividades que hagamos con ellos no asegura una mayor motivación inicial. Por ello proponemos tres actividades muy sencillas, sin materiales, en las que el motor es la imaginación y la creatividad de los más pequeños. Sabemos que ésta es infinita, pero hay que crear las condiciones para que el pequeño la desarrolle.

Los tres juegos tienen el mismo objetivo, que es activar los resortes imaginativos que poseen los niños, alumbrarles el camino para dar rienda suelta a esa imaginación sin límites y disfrutar con ella. Al principio será complicado y a menudo el niño se quedará sin ideas. Como adulto se debe intervenir para sacar al niño del bache, aportar alguna salida y volver a un segundo plano en la actividad del pequeño.

SU IMAGINACIÓN, UN TESORO. Consejos para potenciar esa creatividad innata que tienen los más pequeños.

SU IMAGINACIÓN, UN TESORO. Consejos para potenciar esa creatividad innata que tienen los más pequeños.

INVENTANDO UNA HISTORIA

Le diremos al niño tres elementos muy dispares que se nos ocurran por ejemplo maleta, jirafa y anillo, y tendremos que construir una historia con esos tres elementos. Empezaremos los adultos  contando una parte y el niño deberá incorporar los otros dos elementos inventándose la continuación del cuento.

No le pondremos límites a la imaginación, es decir, la historia no tiene por qué ser coherente ni tener sentido. Puede ser lo más disparatada del mundo, porque precisamente se trata de dejar volar la imaginación…

En función de la edad del niño podemos darle alguna idea para ayudarle pero debemos de procurar que sea él por sí mismo quien nos sorprenda con su historia.

SITUACIÓN IMAGINARIA

Le plantearemos una situación imaginaria que sea un poco disparatada… la que se os ocurra: ‘imagínate que pudieras volar’ o ‘imagínate que fueras invisible’ o ‘que tuvieras 6 brazos’…

Le pediremos que cierre los ojos y lo visualice durante un minuto…

Después le haremos una serie de preguntas: qué cosas se te ocurriría hacer, cómo te sentirías, qué repercusión tendría esa situación en los demás, qué ventajas tendrías y qué inconvenientes…

Podéis incorporar todas las preguntas que se os ocurran, el objetivo es interactuar durante un buen rato desarrollando su imaginación…

LOS DISFRACES

Conviene hacer  en casa un “cajón de sastre” con cosas para que se disfracen: pañuelos, gafas que ya no usáis, corbatas viejas, bañadores antiguos, lazos, collares de fantasía, batas y todo lo que se os ocurra… no os imagináis el juego que os va a dar…

No es necesario que sea carnaval, cualquier día puede ser bueno para abrirles el cajón y simplemente… dejar que sean ellos mismos quienes empiecen a vestirse con los diferentes “cachivaches” o “trapos” que se vayan encontrando…

Sólo una norma: dejarles disfrutar… y no intervenir en su juego más que si es necesario (para ayudarles a ponerse alguna prenda por ejemplo).

FUENTE DesarrolloDelTalento IMAGEN CuidadoInfantil