Sabemos que es difícil resistirse a la tentación de comprarle a los pequeños los juguetes que ven en los anuncios, que muchas veces le llaman la atención hasta a uno mismo. Pero a la larga desarrollará mucho más la imaginación y la creatividad con los juegos de ocio educativo, donde el aprendizaje y el ocio se funden en la diversión y finalmente aprenden jugando. Pero es más fácil regalar lo de la tele porque no hay que explicarles nada a ellos, no hay que pararse a guiarles en el uso.

Estos juegos más creativos suelen necesitar una iniciación, el adulto ha de marcarle un poco el camino, ya que visualmente puede no ser muy atrayente para los niños, hasta que entienden las posibilidades que tiene y empiezan a verlo con otros ojos, como un vehículo para darle rienda suelta a toda su fantasía. Y esto es lo que proponen en el blog Tu Luna de Papel.

FOMENTAR LA CREATIVIDAD. Juguetes educativos que lleven a los niños a aprender jugando.

FOMENTAR LA CREATIVIDAD. Juguetes educativos que lleven a los niños a aprender jugando.

Reúnen un grupo de niños de 3 a 12 años y los ponen a jugar con algún tipo de juguete y nos cuentan la experiencia:

Empezamos con unos juegos de construcción que nos encantan, no sólo por el juego en sí sino por sus materiales y colores. Escogimos un circuito de bolas y una construcción efecto dominó, de una de nuestras marcas favoritas, Goki, que lo podéis encontrar aquí.

Al principio fue un poco caos, porque todos querían abrir las cajas y empezar a sacar fichas y más fichas, sin dejarnos explicarles en qué consistía el juego ( es lógico…ya que tenemos peques de todas las edades, desde los 3 hasta los 15 años).

Pero poco a poco empezaron a escuchar y se dejaron enseñar.

Primero empezamos con el circuito de bolas, que era el más sencillo. Y al abrirles la caja, que pena no haber sido más rápidos con la cámara, menudas caras tenían y que ansia por empezar a montarlo.

GUIARLOS. Con estos juegos a los niños hay que mostrarles el camino y dejarlos andar.

GUIARLOS. Con estos juegos a los niños hay que mostrarles el camino y dejarlos andar.

Lo bueno de que jueguen junto niños de varias edades, es que los mayores enseñan a los pequeños lo que tienen que hacer, con mucha ternura, y la mayoría de las veces con paciencia.

Los peques escuchaban atentos deseando empezar a montar, así que manos a la obra…y cada uno empezó a montar su parte.

Con un poquito de paciencia y ayudándose unos a otros, tachán…circuito montado!

Y ahora llegaba la parte divertida, a dejar caer las bolas por el cirucito!!!, eso sí cada uno espero su turno pacientemente.

Verles la cara, es genial, y no paraban de decir…Lo hemos conseguido, mira…!!!.

¡Que bueno es trabajar en equipo!

lunapapel2

JUEGOS SIN UN FINAL. Un simple juego de fichas puede tener multitud de variables.

FUENTE TuLunaDePapel.com IMÁGENES TuLunaDePapel.com