¿Cómo hago para que mis hijos lean?

La lectura es una fuente de aprendizaje para niños y niñas y tiene muchos beneficios para ellos, aunque el hábito de lectura es algo que debe trabajarse desde pequeños para que se mantenga durante la vida adulta. Si alguna vez te has preguntado “¿Cómo hago que mis hijos lean?”, estás en el lugar adecuado.

En Aula de Ocio tenemos muchos años de experiencia en el trabajo con niños y niñas en las aulas y queremos compartirla contigo para darte algunos trucos para convertir a los más pequeños en grandes lectores.

Ventajas de la lectura en niños y niñas

La lectura tiene muchas ventajas para los más peques y les ayuda a formarse como personas y adquirir buenos hábitos que duren para toda la vida, estas son algunos de los beneficios que tiene la lectura en niños y niñas:

  • Mejora en la comprensión escrita: Leer permite comprender mejor y poder acceder cada vez a textos más complejos. Esto es algo muy importante tanto para la vida de las personas como para su etapa escolar, ya que hace más fácil la adquisición del conocimiento y facilita el estudio.
  • Mejora en la expresión escrita: La lectura es la herramienta perfecta para expresarse mejor de forma escrita. Leyendo se adquiere vocabulario nuevo, se aprende a estructurar textos y se mejora mucho la ortografía.
  • Fomenta la creatividad: Leyendo, los niños y niñas se transportan a otros mundos y pueden potenciar su imaginación y creatividad. Gracias a la lectura podrán imaginar sus propios mundos y expresarlos mediante diversas formas. 
  • Ayuda a la desconexión digital: Tanto para pequeños como para adultos, desconectar de las tecnologías de vez en cuando es muy importante. La lectura les proporciona ese momento para estar alejados de las pantallas y descubrir otras formas de entretenimiento.
  • Desarrollar la concentración: Cuando los niños y niñas leen tienen que poner en práctica la concentración y por lo tanto desarrollan esta capacidad.

¿Cómo hacer que los niños se interesen en la lectura?

El interés por la lectura debe nacer por parte de los niños, pero hay algunas cosas que podemos hacer para acercarles al mundo de los libros y que descubran el placer por leer. Estas son algunas de las maneras de conseguir fomentar este hábito:

No forzar la lectura

Lo primero que hay que tener en cuenta es no obligar a los niños y niñas a leer a toda costa. Al igual que a los adultos nos causa rechazo que nos obliguen a hacer cosas, a los niños también les ocurre. 

Por eso, cualquier cosa que hagas para fomentar la lectura debe ser desde el diálogo y sin forzar, entendiendo que el interés por la lectura debe nacer de ellos.

Leerles cuentos

El primer contacto con la lectura de los más pequeños puede ser incluso antes de que ellos aprendan a leer. Leerles un cuento, por ejemplo a la hora de dormir, hará que desarrollen un interés por acceder ellos mismos a esas historias. También les ayudará a progresar más rápido cuando estén aprendiendo a leer.

Si tienes dos o más hijos, que los mayores lean a los más pequeños también hace que los primeros practiquen y los segundos se interesen por la lectura, además de crear un momento de conexión.

Predica con tu propio ejemplo

De poco sirve animar a tus hijos que lean si tú no les das ejemplo. ¿Tienes tú el hábito de la lectura? Si te tomas algo de tiempo diario para leer, es más probable que tus hijos se sientan atraídos por la lectura.

También puedes establecer un rato al día para leer con tus hijos, aprovechando para pasar tiempo juntos al mismo tiempo que ellos desarrollan la costumbre de leer todos los días.

Visitar bibliotecas

Ir a la biblioteca es un buen plan para hacer en familia y es un lugar en el que los niños y niñas pueden explorar distintas temáticas y tipos de libros. Allí pueden tener a su alcance una variedad de libros y decidir cuáles les gustan y cuáles no.

En todas las ciudades hay varias bibliotecas públicas y sacarse el carnet es gratuito y muy fácil, ¡anímate a hacerlo y ya verás lo que disfrutan tus hijos!

Dejar que ellos elijan

Parte del proceso de aficionarse a la lectura es encontrar libros que no nos gustan. Por eso, cuando los niños y niñas se atasquen con un libro y pierdan el interés, no hay que obligar a continuar con la lectura.

Si quieren pasar a otro libro, acompáñalos, revisando con ellos los libros que han disfrutado y ayudándoles a elegir otros libros similares que puedan gustarles. Como hemos comentado antes, las bibliotecas son un muy buen sitio para que puedan experimentar sus gustos lectores de forma gratuita.

¡Hasta aquí nuestros consejos! Esperamos que te sean de mucha ayuda, descubrirles la lectura es uno de los mayores regalos que puede hacerles a tus hijos.

Deja una respuesta