Inteligencia Emocional Acoso Escolar

Inteligencia Emocional Acoso Escolar. A menudo obviamos que hay varias maneras de afrontar un problema y nos cegamos con actuar contra un solo punto. En el caso del acoso escolar, se trata de entender la causa, qué hace que el niño se comporte así y se centran esfuerzos en cambiar esa dinámica. Pero un problema tan mayúsculo también se puede solucionar en otros puntos diferentes. Por ejemplo en los receptores de ese acoso. Si estas víctimas tuvieran armas emocionales para enfrentarse a ello, se mitigaría y mucho las nefastas consecuencias de estas actuaciones.

En este punto entra la Inteligencia Emocional y un estudio publicado en el British journal of Educational Psychology y elaborado conjuntamente por las universidades de Sevilla y Córdoba así lo certifica, cuando en sus líneas se asegura que el conjunto de habilidades que te otorga este tipo de educación te hace responder de manera más eficaz ante la agresión emocional del acoso.

Inteligencia Emocional Acoso Escolar

Inteligencia Emocional Acoso Escolar. EFICAZ. Educar convenientemente a las futuras víctimas del acoso escolar también ayudará a la solución del mismo.

Un resumen del estudio publicado en el portal Educaweb así lo certifica y así lo reproducimos:

El estudio se ha llevado a cabo a partir de las encuestas a 2.800 estudiantes andaluces de entre 11 y 21 años, que cursaban estudios desde primero de ESO a segundo de Bachillerato. Los datos muestran que el papel del profesorado es relevante para mejorar estas competencias emocionales, gestionando el aula y las actividades de manera que el alumnado sea capaz de reconocer las propias emociones y empatizar con las de los demás. Para José Antonio Casas, del Departamento de Psicología de la Universidad de Córdoba, «la labor del profesor no se circunscribe a enseñar una materia, sino que también debe motivar una serie de habilidades sociales, de comportamiento y de autoconocimiento entre sus alumnos».

Los investigadores también reclaman más formación del profesorado. Rosario Ortega, investigadora de la UCO, destaca que «con este trabajo se ha puesto en evidencia hasta qué punto es importante invertir en la formación del profesorado para revertir la violencia en las aulas, ya que, aunque los educadores han adquirido mayor sensibilidad con este tema, los protocolos de actuación se pueden mejorar con la inclusión de variables como la gestión positiva de la clase o la potenciación de la inteligencia emocional».

FUENTES UniversidadDeSevilla, Educaweb IMAGEN Vanguardia