De una actividad tan emotiva como escribir la carta a los Reyes Magos se puede sacar mucho ‘provecho’ de cara a educar en valores a los más pequeños. Aprendizajes tan abstractos como la generosidad, la empatía, el consumo responsable… pueden ser motivados fácilmente a través de varios consejos. Ten presente que no se trata de conducir al niño hasta el resultado que crees correcto, sino de proponer caminos para que él llegue.

En primer lugar debes sentarte con el pequeño para elaborar la carta. Es un momento muy especial y seguro que no quieres que se lo tome como unos deberes que completa solo en su zona de estudio. La carta a los Reyes Magos puede servir para mucho más que para que los padres sepamos lo que más ilusión le hace recibir la noche mágica del seis de enero. No te limites ha sentarlo a escribirla con un catálogo de regalos delante para que elija mientras hacemos cualquier otra tarea doméstica.

reyesmagos

Puedes alargar la actividad si ves que el pequeño responde, proponiendo que el escribirla sirva también de repaso de las cosas buenas y malas que ha hecho durante este año. Que le cuente a sus majestades cuáles han sido sus momentos más divertidos y por qué no también los más tristes. Esto le hará ver que siendo sincero, aunque cuente algunas fechorías que hayan hecho a los Reyes, la recompensa será la misma.

ACONSEJA PERO NO MANIPULES

Un niño escribiendo la carta de los Reyes es ilusión en estado puro. Si ya de por sí un niño es poco reflexivo, menos puede serlo en estas circunstancias. Debes intervenir para aconsejar, para hacerle ver los pros y los contras de ciertos juguetes en relación con sus costumbres. También le puedes hablar sobre la cantidad de juguetes, intentar hacerles ver que la cantidad no es tan importante como la adecuada elección de los que pidan.

PEDIR DESEOS

Proponer que uno de los regalos sea un deseo no tangible es una buena manera de introducir alguno de esos valores que tanto nos gustaría que tuvieran nuestros pequeños. Debes proponerle que desee la recuperación de algún conocido que esté malito, si es más grande le podemos pedir que piensen que necesitan otros niños con menos suerte, o que se acabe alguna guerra o alguna pelea del entorno inmediato.

PARA OTRO NIÑO

Otro de los juguetes que elija puedes decirle que estaría bien que lo destinara a otros niños que no van a poder recibir regalos esta Navidad. La generosidad y la empatía toman el mando. Es una gran oportunidad pedagógica para contextualizar estos aprendizajes. Puedes explicarle que hay sitios muy lejanos que los Reyes no pueden llegar adónde están y que la única manera de hacerles llegar los regalos es mediante el regalo de otro niño.

EL PLUS EDUCATIVO Y FAMILIAR

A buen seguro los regalos que pedirán los niños serán puramente lúdicos. Además de estos, los Reyes Magos deben incorporar otros juguetes más educativos para fomentar la apertura a nuevas actividades como puzzles, la lectura, un microscopio… También es buena opción que se le regale un juego familiar, que puedan participar todos los miembros de cualquier edad. Siendo el ‘dueño’ del juguete crece su motivación respecto a las actividades familiares.

EDUCAR EN VALORES. Hay que aprovechar estas oportunidades para tratar de transmitir valores que en otras fechas es más complicado.

EDUCAR EN VALORES. Hay que aprovechar estas oportunidades para tratar de transmitir valores que en otras fechas es más complicado.

Por último y para completar el asunto, vemos los consejos de la Sociedad Española de Pediatría respecto a los regalos de navidad y al periodo navideño en general (aquí el pdf del documento completo):

El juego es imprescindible para una maduración adecuada en la edad
infantil. En muchas ocasiones, para su desarrollo, se utilizan los juguetes.
Los juguetes que facilitan demasiado las cosas, limitan la capacidad
inventiva, la creatividad y la educación de los niños.

Los niños menores de un año juegan y aprenden explorándolo todo y no
sólo utilizan las manos y los ojos, sino también la boca. Por ello, aunque
no necesitan demasiados juguetes, los utilizados no deben tener aristas
cortantes, ni ángulos puntiagudos y no pueden estar fabricados con
materiales tóxicos.

Los pediatras inciden en la importancia de restringir el consumo de
televisión ya que la publicidad satura a los niños, animándoles a pedir
todo.

Es aconsejable que los niños no pidan más de dos o tres juguetes en su
carta a los Reyes Magos y hay que ayudarles en la elección, sugiriendo lo
interesante de algunos juguetes o juegos que van a ser disfrutados más
tiempo o por varias personas de la familia.

Los expertos inciden en la importancia de que los juguetes sean seguros,
teniendo siempre en cuenta el comportamiento habitual de los niños a
cada edad.

FUENTE AulaPlaneta, Aepap.org IMAGEN AgenciaSanLuis, AulaPlaneta, Contenido