Mindfulness Botella Calma. Seguro que últimamente ha escuchado alguna vez la palabra Mindfulness en algún entorno educativo con niños. Esta práctica está captando el interés de profesores y padres de España y recientemente está empezando a ser contemplada en los centros públicos, siguiendo ejemplos como los de Holanda, Gran Bretaña o Estados Unidos. Una de las prácticas más llamativas es la Botella de la Calma, que trata de ofrecer una herramienta de autoregulación emocional a los más pequeños.

Mindfulness Botella Calma. Seguro que últimamente ha escuchado alguna vez la palabra Mindfulness en algún entorno educativo con niños. Esta práctica está captando el interés de profesores y padres de España y recientemente está empezando a ser contemplada en los centros públicos, siguiendo ejemplos como los de Holanda, Gran Bretaña o Estados Unidos. Una de las prácticas más llamativas es la Botella de la Calma, que trata de ofrecer una herramienta de autoregulación emocional a los más pequeños.

El Mindfulness no se trata de una asignatura más, ni conlleva una carga extracurricular, sino que aparece integrado en el calendario escolar de forma gradual y continua y su propósito final es desarrollar la habilidad de prestar atención al momento presente, lo que permite reconocer los pensamientos y emociones que emergen en nuestra mente y cuerpo a cada instante. Numerosos estudios científicos han demostrado que cuanto más presente está una persona en su vida, más se reducen su reactividad y nerviosismo. Además, esta práctica aumenta la curiosidad vital y la paz interior.

Como ya adelantamos en este mismo blog hace un año, es una de las tendencias educativas que estaba surgiendo y ya se puede decir que empieza a establecerse. Los expertos aseguran que los chicos son más capaces de beneficiarse de esta práctica a partir de los cuatro años aproximadamente, edad en que empiezan a desarrollar los primeros mecanismos de introspección. Sin embargo, desde los dos años es recomendable invitarles a participar en juegos que tranquilizan su sistema nervioso, aunque aún no serán capaces de comprender lo que sucede en su interior.

Mindfulness Botella Calma. La Botella

Una de las actividades más efectiva de esta técnica es la botella de la calma, porque a la hora de ayudarles a que comprendan el beneficio de respirar, es de gran utilidad emplear ejemplos ilustrativos, a ser posible gráficos, que representen de manera clara y bonita lo que sucede en su interior cuando sienten miedo o ira, por ejemplo. Es fundamental también ejemplificar de una forma visual en qué consiste el proceso de calmarse, para que entiendan cómo se transforma su cuerpecito y cerebro.

Mindfulness Botella Calma. Seguro que últimamente ha escuchado alguna vez la palabra Mindfulness en algún entorno educativo con niños. Esta práctica está captando el interés de profesores y padres de España y recientemente está empezando a ser contemplada en los centros públicos, siguiendo ejemplos como los de Holanda, Gran Bretaña o Estados Unidos. Una de las prácticas más llamativas es la Botella de la Calma, que trata de ofrecer una herramienta de autoregulación emocional a los más pequeños.

Mindfulness Botella Calma. SENCILLO, PERO EFICAZ. Una botella con agua y purpurina que refleja la agitación interior.

Esta actividad consiste en invitarles a que agiten una botella llena de agua y purpurina. Al hacerlo, los niños contemplan la manera en que la purpurina se mueve a toda velocidad y enturbia el agua al principio. Poco a poco, la purpurina va reduciendo su inercia hasta que al fin se posa en el fondo y permite a los niños apreciar de nuevo la transparencia del agua.

Mindfulness Botella Calma. Mejoras Visibles

Los niños aprenden que si siguen dando vueltas a las ideas negativas una y otra vez, cada vez se sienten peor, pero que si se concentran en sentir la respiración, enseguida se calman y se encuentran mejor. La práctica regular de Mindfulness aporta mejorías notables en el mundo afectivo, social y académico de los niños, por lo que pronto serán ellos quienes deseen practicar, al sentirse más conscientemente felices.

Según algunos estudios, el juego de la botella de la calma es especialmente beneficioso cuando un niño se encuentra embargado por una emoción conflictiva. Mientras el niño observa la caída de la purpurina, se producen cambios en su sistema nervioso. Si está estresado su ritmo cardíaco se habrá acelerado junto a su respiración, y la lenta caída de la sustancia generará un modelo visual que emitirá una señal inconsciente a su cerebro, lo que disminuirá la agitación enseguida.

Mindfulness Botella Calma. F: PsicologiayMente, RespiraVida, MindfulnessSalud, Abc I: Abc, Abc