Hábito Reciclaje Aula. El comportamiento responsable con el medio ambiente de las futuras generaciones pasa indefectiblemente por concienciar sobre la conservación del planeta a los más pequeños y cuanto antes empecemos mejor. Desde este blog ya os hemos surtido de algunas actividades de reciclaje en las aulas y también atendiendo los casos de Educación Especial. Con esta entrada pretendemos dar un impulso a los profesores y profesoras para que implanten un sistema de reciclaje constante que cree el hábito en el alumnado.

Hábito Reciclaje Aula. El comportamiento responsable con el medio ambiente de las futuras generaciones pasa indefectiblemente por concienciar sobre la conservación del planeta a los más pequeños y cuanto antes empecemos mejor. Desde este blog ya os hemos surtido de algunas actividades de reciclaje en las aulas y también atendiendo los casos de Educación Especial. Con esta entrada pretendemos dar un impulso a los profesores y profesoras para que implanten un sistema de reciclaje constante que cree el hábito en el alumnado.

La creación de un sistema de reciclaje es una herramienta muy efectiva para hacerles entender a los más pequeños cómo se reciclan los residuos y también para mostrarles las diferentes iniciativas que se pueden llevar a cabo en el día a día, con objeto de preservar el entorno.

Os ofrecemos algunas pautas y consejos para abrirte la puerta a las infinitas posibilidades que podéis explorar junto a los alumnos, haciéndoles partícipes desde el principio y que se sientan responsables del sistema.

Hábito Reciclaje Aula. Las tres erres

Es una manera de iniciar a los más pequeños en el ambiente del reciclaje. Esta sencilla regla nemotécnica puesta de moda por GreenPeace, hará que los niños comiencen a desarrollar sin saberlo, unos hábitos de consumo responsable y a concienciar sobre un mejor aprovechamiento de los diferentes recursos.

Hábito Reciclaje Aula. El comportamiento responsable con el medio ambiente de las futuras generaciones pasa indefectiblemente por concienciar sobre la conservación del planeta a los más pequeños y cuanto antes empecemos mejor. Desde este blog ya os hemos surtido de algunas actividades de reciclaje en las aulas y también atendiendo los casos de Educación Especial. Con esta entrada pretendemos dar un impulso a los profesores y profesoras para que implanten un sistema de reciclaje constante que cree el hábito en el alumnado.

REDUCIR. Esta primera recoge quizás la parte más obvia de la teoría. Si reducimos nuestro consumo, tanto energético como de bienes materiales, estamos reduciendo también el problema. De este modo, la finalidad es disminuir el gasto de materias primas, agua y bienes de consumo, así como el aporte de CO2 a la atmósfera y el consumo de energía (tanto la destinada a la creación de un producto como a su transporte y distribución).

A nivel práctico, los consejos son sencillos:

Comprar menos y aplicar ciertos criterios a la hora de elegir lo que compramos.
Comprobar el lugar de procedencia y dar prioridad a los productos que han sido elaborados más cerca de nosotros
Escoger productos cuyo proceso de embalaje o envoltorio no sea excesivo o esté fabricado con materiales que puedan ser reciclados con mayor facilidad
Sustituir las bolsas de plástico de la compra por bolsas de materiales reutilizables que se puedan emplear en futuras ocasiones
Finalmente, descartar o disminuir en lo posible el uso de plásticos.

REUTILIZAR. Esta nos anima a tratar de alargar la vida útil de un producto, esto es, antes de tirarlo y sustituirlo por uno nuevo, debemos buscar el modo de repararlo o, de no ser posible, darle otro uso antes del final de su vida.

Existen miles de ideas para desarrollarla y todas están orientadas a cambiar la mentalidad del “usar y tirar”, ideas que, además, no ayudan solo al medio ambiente, sino también a nuestro bolsillo. Por ejemplo, en este blog ya os hemos dado algunas ideas para reutilizar materiales.

La reutilización no de ciñe solo a productos manufacturados, ya que puede, y debe, aplicarse también a los recursos naturales. Por ejemplo, el agua que utilizamos para lavar verduras y frutas o el agua que nos sobra después de beber, se puede destinar para regar las plantas o incluso fregar el suelo.

Del mismo modo, dando un paso más y poniendo más medios, las aguas procedentes de los desagües de lavadoras, bañeras o fregaderos, serían, tras la aplicación de un simple tratamiento, perfectas para el riego de zonas verdes o el uso en cisternas, así como para limpieza de exteriores.

RECICLAR. La última se basa en tratar los desechos con el fin de obtener nuevos productos, preservar materiales potencialmente útiles y evitar así el daño medioambiental que conlleva su eliminación (gases y otras sustancias tóxicas). La práctica del reciclaje tiene múltiples vertientes y su aplicación abarca desde sencillos hábitos domésticos hasta complejas regulaciones de orden internacional.

En el aula también se generan residuos y debemos seleccionar y separar estos desechos. Una opción que gusta mucho a los más pequeños es utilizar los ya conocidos contenedores amarillos, verdes, azules y grises para depositar metales y plásticos, papel, cartón y derivados, vidrios, envases y desechos orgánicos. Además dan más color al espacio. Muchas veces para reciclar bien basta con disponer de cubos de basura que nos permitan separar los materiales y las basura de una forma sencilla pero ordenada.

Los niños pueden decorar cajas de cartón para utilizarlas como contenedores de reciclaje. Cada caja debe identificar correctamente qué se debe introducir en cada una de ellas, para hacer un uso correcto y reciclar adecuadamente. Y, como todos sabemos, es fácil con nuestro código de color habitual:

Amarillo: para envases de plástico, latas y briks
Azul: para envases de cartón y papel
Verde: envases de vidrio
Con esta medida, aprenderán cómo deben reciclar ellos mismos los residuos que generan tanto dentro como fuera del aula.

Hábito Reciclaje Aula. El comportamiento responsable con el medio ambiente de las futuras generaciones pasa indefectiblemente por concienciar sobre la conservación del planeta a los más pequeños y cuanto antes empecemos mejor. Desde este blog ya os hemos surtido de algunas actividades de reciclaje en las aulas y también atendiendo los casos de Educación Especial. Con esta entrada pretendemos dar un impulso a los profesores y profesoras para que implanten un sistema de reciclaje constante que cree el hábito en el alumnado.

Hábito Reciclaje Aula. Contenedores para materiales

Es interesante que los alumnos guarden los restos de papel, cartón, plástico… para reutilizarlos en otras actividades y talleres de manualidades. Cuando los niños han utilizado sólo una cara de la hoja del papel, y no quieren guardar su trabajo, debemos motivarlos para que lo dejen en la caja identificada y así pueda ser utilizado en el futuro.

Hábito Reciclaje Aula. Reciclar fuera del aula

Con artículos que regularmente se desechan por completo, por ejemplo de la cafetería del colegio, puede mostrarse a los más pequeños cómo darles una segunda vida. Pueden ser cajas, bandejas de espuma y más envases que pueden reutilizarse de forma práctica y original. ¡Anímate a decorar tu clase con materiales reciclados!

Hábito Reciclaje Aula. Traer de casa

Es aconsejable pedir a los padres que envíen envases específicos que se podrán reutilizar en los próximos talleres y actividades programadas, como cajas de zapatos, botellas de plástico vacías…

Hábito Reciclaje Aula. Lavarse las manos

No es propiamente un consejo para el reciclaje, pero es nuestro deber recordar que es importante asegurarse de que los niños se laven las manos a fondo después de cada actividad. ¿Por qué no vincular el aprendizaje de rutinas con el cuidado del entorno?..

Si quieres hacernos alguna consulta acerca de esta u otras publicaciones o para consultarnos cualquier duda sobre nuestros servicios no dudes en ponerte en contacto con nosotros por cualquiera de estos medios.

Hábito Reciclaje Aula. F: Ecoembes, EcologíaVerde I: DescubriendoNaturaleza, AmarilloVerdeyAzul.