Aprendizaje Colaborativo. Muchas son las corrientes educativas que confluyen en el Método ConVivo, pero sin duda una de las más influyentes en todo el proceso educativo es el Aprendizaje Colaborativo, que se basa en la enseñanza en grupos y en el hecho de que todo el grupo trata de lograr unos resultados en equipo y no lograr sobresalir para destacar individualmente. Básicamente y bajo unas pautas, los alumnos se hacen protagonistas en el aula y el profesor pasa a un segundo plano.

Aprendizaje Colaborativo. Muchas son las corrientes educativas que confluyen en el Método ConVivo, pero sin duda una de las más influyentes en todo el proceso educativo es el Aprendizaje Colaborativo, que se basa en la enseñanza en grupos y en el hecho de que todo el grupo trata de lograr unos resultados en equipo y no lograr sobresalir para destacar individualmente. Básicamente y bajo unas pautas, los alumnos se hacen protagonistas en el aula y el profesor pasa a un segundo plano.

El aprendizaje colaborativo es otra de las fuentes de innovación de la que se nutre nuestro Método Convivo, y es una de las principales debido a la gran cantidad de autonomía que genera en los alumnos, una de las bases del Método. Otra de las claves por el que está muy presenta es su gran adaptabilidad, ya que puede compartir escena con otros métodos educativos e interactuar perfectamente con otros como las Flipped Clasroom, Trabajo por Proyectos o Aprendizaje por Colaboración.

Lo primero que hace el Aprendizaje Colaborativo es establecer unas metas, objetivas y definidas. Una vez que los alumnos tienen claro el objetivo, son separados por grupos diversos y heterogéneos. A partir de aquí el profesor trata de pasar a un segundo plano, fomentando la autonomía integral de cada grupo.

El papel del docente es fundamental. Debe tener la habilidad de iniciar la actividad, motivar a los grupos, favorecer el diálogo entre los integrantes de cada grupo… y una vez haya arrancado todo, debe tener la habilidad de pasar a un segundo plano y encargarse de que el ‘clima’ de la actividad sea el adecuado.

Aprendizaje Colaborativo. El Docente

El profesor tiene que tener presente todos los componentes esenciales de la propuesta y seleccionarlos adecuadamente, definir y formular los objetivos, las líneas temáticas de contenidos, los materiales de trabajo, dividir la temática a tratar en subtareas. Como recurso didáctico, el aprendizaje colaborativo comprende el espectro entero de las actividades de los grupos de estudiantes que trabajan juntos en clase y fuera de clase.

 

Aprendizaje Colaborativo. Muchas son las corrientes educativas que confluyen en el Método ConVivo, pero sin duda una de las más influyentes en todo el proceso educativo es el Aprendizaje Colaborativo, que se basa en la enseñanza en grupos y en el hecho de que todo el grupo trata de lograr unos resultados en equipo y no lograr sobresalir para destacar individualmente. Básicamente y bajo unas pautas, los alumnos se hacen protagonistas en el aula y el profesor pasa a un segundo plano.

Una premisa esencial para el aprendizaje colaborativo es la voluntad de hacer o la actividad directa de cada miembro del grupo, lo cual es fundamental porque el aprendizaje colaborativo se basa en la actividad de cada uno de los miembros. Es, en primera instancia, aprendizaje activo que se desarrolla en una colectividad no competitiva, en la cual todos los miembros del grupo colaboran en la construcción del conocimiento y contribuyen al aprendizaje de todos.

Con este método se espera que los estudiantes participen activamente, que vivan el proceso y se apropien de la experiencia colaborativa. El conocimiento es descubierto por los estudiantes y transformado a través de la interacción con el medio, para posteriormente reconstruirlo y ampliarlo con nuevas experiencias de aprendizaje. El aprendizaje nace de una correlación activa entre el profesor y los estudiantes, y entre los estudiantes.

Aprendizaje Colaborativo. Consecuencias

Son muchas las consecuencias positivas de la aplicación de esta metodología:

Es evidente que el relacionarse de manera recíproca con el resto ayudará a establecer objetivos comunes, a apoyarse en el otro y a valorar el trabajo de los demás. Además, se genera una cultura de colaboración que permite compartir recursos y respetar los roles asignados, aspecto fundamental para poder llevar a cabo todos los propósitos grupales.

Contando con metas y objetivos comunes, cada alumno se hace responsable de su parte del trabajo tratando de contribuir a la consecución de éstas. Así, el Aprendizaje Colaborativo refuerza la autonomía individual y la confianza en que todos los miembros están dando el máximo en la tarea que les fue encomendada. También permite promover valores como la responsabilidad y el trabajo en equipo.

Este enfoque también ayuda a mejorar las relaciones interpersonales y las habilidades sociales, tanto individuales como grupales. Así, la empatía, la participación, implicarse en los procesos y el diálogo se ven reforzados en este aprendizaje colaborativo. Por otro lado, la resolución de conflictos en conjunto y la toma de decisiones considerando todos los puntos de vista influyen de manera positiva en el trabajo y apoyo mutuo.

Además de todo esto, el Aprendizaje Colaborativo genera sentimientos de pertenencia al grupo, generando un círculo virtuoso de estimulación por los objetivos y el grupo. En este sentido, aumenta la motivación y cada miembro se preocupa por su crecimiento personal. También potencia la creatividad e imaginación para encontrar nuevas soluciones o encarar nuevos desafíos.

Si quieres más información sobre este asunto ponte en contacto con nosotros. Si eres docente y estás interesado/a en formarte con esta metodología no dudes en ponerte en contacto con nosotros a través de cualquiera de estos medios.

Aprendizaje Colaborativo. F: EligeEducar, Monografia, Itesm I: AulaDeOcio